REGLAMENTO DE EVALUACIÓN

Step 1

    REGLAMENTO DE EVALUACIÓN, CALIFICACIÓN Y PROMOCIÓN ESCOLAR

 

      Habida cuenta de lo establecido en el decreto Nº 67, del 2018, del Ministerio de Educación, que aprueba normas mínimas nacionales sobre evaluación, calificación y promoción y deroga los decretos exentos Nº 511, de 1997, Nº 112, de 1999, y Nº 83, del 2001, todos del Ministerio de Educación, procedemos a ajustar nuestro actual reglamento de evaluación al citado decreto Nº 67.     Este reglamento ajustado entrará en vigencia el día en que se inicie el año escolar 2020.

      Las disposiciones contenidas en este reglamento se aplicarán con preferencia a las del decreto Nº 67 señalado, el que tendrá el carácter de supletorio de conformidad a lo establecido en el artículo 3º de dicha norma.

      A partir del 1 de marzo del año escolar 2021 este reglamento interno será modificado –tal como se presenta a continuación-, tomando en cuenta los resultados de su aplicación en el contexto de la educación remota que impartió nuestro establecimiento durante el año escolar 2020, ante la emergencia nacional por la pandemia del COVID-19.

 

 A.- ORIENTACIONES GENERALES

 

a)      Es imprescindible determinar que la evaluación, en el proceso de aprendizaje, es una variable que constituye una herramienta para aprender, y no un elemento de juicio punitivo hacia los estudiantes.

b)      El aprendizaje debe lograrse en una forma de trabajo pedagógico que tiene por centro la actividad de los alumnos, sus características y conocimientos y experiencias previas.

c)      El trabajo pedagógico debe centrarse, por lo tanto, en el aprendizaje más que en la enseñanza.

d)      El proceso de evaluación se dificulta si los objetivos de la tarea que se desea evaluar no están claramente definidos. Lo que se evalúa debe ser qué y cómo nuestros estudiantes están aprendiendo lo definido en el currículum nacional y, a la vez, lo que hemos incorporado como parte de nuestro sello institucional.

e)      Los alumnos difieren en los estilos que tienen para aprender, lo que nos obliga a implementar estrategias de respuesta a la diversidad. 

f)       Los programas de estudios definen las habilidades, conocimientos y actitudes que se espera los alumnos desarrollen en cada una de las asignaturas y módulos, por medio de una organización de los Objetivos de Aprendizaje.

g)      La evaluación debe ser concebida como parte de nuestra práctica docente habitual. Debemos tener en cuenta que no toda evaluación debe conducir a una calificación.

h)      En tercer y cuarto año medio, la mayor parte del tiempo está dedicada a la Formación Diferenciada Técnico Profesional, que ofrece canales de especialización en diferentes sectores económicos de acuerdo a intereses y aptitudes de los alumnos, y a las definiciones curriculares e institucionales del respectivo establecimiento educacional.

i)       En nuestro caso, esta Formación Diferenciada corresponde al Sector Administración, a las especialidades de Administración y Contabilidad, y a las menciones de Logística y de Recursos Humanos pertenecientes a la especialidad de Administración.

j)       La Enseñanza Media de Formación Diferenciada Técnico Profesional constituye un ámbito de preparación inicial para una vida de trabajo, definiendo para cada especialidad un conjunto de Objetivos de Aprendizaje que configuran un perfil de egreso.

k)      Que para el logro de estos objetivos aplicaremos la estructura curricular modular diseñada por el Ministerio de Educación y, en cuanto a la Formación General, en todos los niveles desarrollaremos sus planes y programas de estudios oficiales.

l)       Mientras la situación epimediológica del brote de COVID-19 se encuentre en pleno desarrollo, aplicaremos medidas pedagógicas que permitan el continuo de la educación de nuestros estudiantes, en el marco del permanente esfuerzo por mejorar sus aprendizajes y favorecer la implementación curricular.

m)   Al efecto, iniciaremos el regreso paulatino a las actividades académicas presenciales, manteniendo a la vez la modalidad online con el soporte de recursos digitales que permitan apoyar el aprendizaje autónomo del estudiante desde su hogar.

 

 B.- EVALUACIÓN DURANTE EL AÑO LECTIVO

 

Artículo 1º.- El año lectivo se programará en régimen de períodos trimestrales.

Las calificaciones de las asignaturas y los módulos se expresarán en una escala numérica de 1.0 a 7.0 hasta con un decimal. Tanto las notas trimestrales como las calificaciones finales se registrarán con aproximación, debiendo, en ambos casos, ser cada una de ellas la suma del 70% de las evaluaciones formativas más el 30% de la evaluación sumativa aplicadas durante el período correspondiente.

 

Artículo 2º.- Los alumnos tendrán evaluaciones sólo de coeficiente uno, pudiéndoseles aplicar hasta dos evaluaciones diarias, orales y/o escritas, indistintamente, además de exigirles la entrega de un trabajo dado por el profesor con antelación. La nota mínima de una evaluación será el 2.0, salvo situaciones especiales señaladas más adelante que se evaluarán con la nota 1.0.

 

Artículo 3º.- La cantidad de calificaciones y las ponderaciones que se utilicen deberán ser coherentes con la planificación que para dicha asignatura o módulo realice el profesor, acordadas con la Unidad Técnico Pedagógica e independiente de la cantidad de horas de clases del respectivo plan de estudios. Los aprendizajes a desarrollar y los desempeños que los alumnos deberán mostrar acerca de dichos logros, definirán la cantidad de evaluaciones. No obstante, en cada trimestre los estudiantes no podrán registrar más de tres calificaciones sumativas en cada una de las asignaturas y/o módulos de sus respectivos planes de estudio.

 

Artículo 4º.- Las ponderaciones de las calificaciones tienen que ser definidas tomando en consideración aspectos de las evaluaciones como, por ejemplo, si corresponden al inicio del proceso de enseñanza-aprendizaje o ya avanzadas varias clases, si se refieren a aprendizajes relevantes o complementarios, si corresponden a aprendizajes progresivos o implican aplicación de éstos.

                         

Artículo 5º.- Toda evaluación escrita u oral de tipo sumativa deberá ser informada a los alumnos con una anticipación de, a lo menos, cinco días hábiles escolares a la fecha de rendirla; en caso de corresponder a trabajos de investigación a entregar por escrito y bajo ciertas reglas de construcción, este plazo será ampliado a diez días. 

 

Artículo 6º.- Si queremos contar con evaluaciones de calidad, necesitamos que exista evidencia evaluativa suficiente y variada, por lo que nuestros alumnos tendrán que ser evaluados, obligatoriamente, de diferentes formas. El profesor deberá calificar sólo aquello que durante los procesos de enseñanza-aprendizaje los alumnos tuvieron la oportunidad de aprender a través de un trabajo escolar intencionado.

 

Artículo 7º.- Para obtener la nota mínima de aprobación - 4,0 - el alumno deberá alcanzar el 50% de la escala de notas que se está aplicando en esa evaluación escrita u oral; no obstante ello, el profesor podrá subir la nota obtenida hasta en un punto como máximo, producto de la acumulación del sistema de “décimas” que aplique, y que previamente haya sido autorizado por la Unidad Técnico Pedagógica.

 

Artículo 8º.- Los resultados de las evaluaciones que deberán ser entregados a los alumnos en un plazo máximo de 15 días corridos desde la fecha de aplicación, tienen que incluir no sólo la calificación, sino que sobre todo acompañar la información objetiva acerca de los logros no alcanzados, de sus déficits de aprendizajes, de los contenidos que debe actualizar, de la importancia que representan estos vacíos como materia base para futuros aprendizajes. Estos resultados deben ser informados a UTP en el documento oficial ad hoc.

 

Artículo 9º.- Durante las evaluaciones escritas se prohíbe el uso de dispositivos móviles, salvo autorización expresa del docente; su incumplimiento dará derecho al profesor a quitarlo, retenerlo y sólo devolverlo al alumno al término de su hora de clases y a la aplicación de lo estipulado en el artículo 16º de este reglamento.

 

 Artículo 10º.- La nota final de cada semestre de los talleres de orientación vocacional de los planes de estudio de primer y segundo año medio, será traspasada a la asignatura afín que en cada caso se señala:

 

-En primer año medio, la de La Empresa y sus Recursos a Lengua y Literatura; la de Nociones Comerciales a Matemática.

 

-En segundo año medio, la de Nociones Administrativas a Lengua y Literatura; la de Trámite y Documentación Comercial a Matemática.

 

Artículo 11º.- No habrá exención de asignaturas ni de módulos para ningún alumno y bajo circunstancia alguna. En consecuencia, los alumnos de primer y segundo año medio exentos de cursar en su parte práctica la asignatura de Educación Física y Salud por prescripción médica debidamente certificada, serán evaluados en forma teórica mediante tareas, disertaciones, interrogaciones u otro tipo de evaluación. 

 

Artículo 12º.- Todo trabajo de investigación debe ser asignado incluyendo la pauta de evaluación, rúbricas y bibliografía correspondiente. El profesor educará a sus alumnos en cuanto lo que significa cometer plagio, a la infracción al derecho de autor, acerca de no indicar explícitamente o no citar la fuente original de la información o el uso de comillas, todo esto considerado dentro del marco de los derechos morales. La infracción a alguna de estas normas obligará al alumno a repetir el trabajo con el 70% de exigencia para la nota mínima de aprobación de la escala de notas que se esté aplicando, y en forma paralela a su notificación al apoderado.

 

Artículo 13º.- Estos trabajos individuales tienen que ser entregados por los alumnos dentro del plazo fijado por el profesor, al igual que los de grupo aun cuando no esté presente el cien por ciento de sus integrantes. Ante la ausencia del profesor, estos trabajos serán entregados en la Unidad Técnico Pedagógica. En caso de incumplimientos, el o los alumnos serán calificados con la nota 1.0 según lo dispuesto en el artículo 2º de este reglamento. 

 

Artículo 14º.- Los profesores deberán prever que estos trabajos se puedan cumplir en espacios de tiempo que no afecten la normal asistencia de los alumnos a clases, evitándoles también una sobrecarga, y creando las condiciones para el debido resguardo de su vida personal, social y familiar.

 

Artículo 15º.- El alumno que se niegue a dar una evaluación será calificado con la nota 1.0 de acuerdo al artículo 2º de este reglamento, además de la correspondiente anotación negativa en su registro escolar y oportuna notificación al apoderado.  Se entenderá como negación, además de la manifestación expresa del alumno al profesor en tal sentido, la ausencia injustificada del estudiante a dicha evaluación a pesar de su presencia en clases en la jornada correspondiente.

 

Artículo 16º.- Al alumno que sea sorprendido durante un prueba o trabajo en clases en una falta de honradez escolar –incluido el uso de dispositivos móviles no autorizado por el docente- le será retirada y retenida su evaluación, registrada una anotación negativa en su ficha escolar, notificado su  apoderado,  y  a  la  vez  citado  por  la  Unidad Técnico  Pedagógica  a  rendirla  dentro  del  mismo  día,  siendo evaluado con una escala de notas que considerará el 70% para la nota 4.0; esta evaluación podrá ser tomada por el profesor o por la Unidad Técnico Pedagógica tanto en forma oral como escrita. En ningún caso podrá ser calificada, por sí, con la nota mínima de la escala de notas del establecimiento.

 

Artículo 17º.- En caso de ser necesario, las alumnas embarazadas, las madres y los padres estudiantes contarán con un calendario flexible y con una propuesta curricular adaptada que priorice los objetivos de aprendizaje y que les permita continuar con sus estudios, análisis y decisión evaluativa que determinará la Unidad Técnico Pedagógica.

 

 Artículo 18º.- Las evaluaciones escritas y orales que no se rindan en las fechas y términos previamente fijados por el profesor, producto de la ausencia a clases del alumno, deberán atenerse al siguiente protocolo:

 

- Si la justificación presentada personal y/o documentada por el apoderado es plausible, el profesor de la asignatura o módulo le fijará horario para rendirla, aplicándole a esta evaluación una ponderación máxima del 50% de la escala de notas que se está aplicando.

 

- Si el apoderado no la justifica a más tardar dentro del plazo de 48 horas a partir de la ausencia, o la Jefa de la UTP no acepta dicha justificación, o el alumno no diere cumplimiento al horario fijado por el profesor, esta ponderación será del 70%.

 

- Si la ausencia es por suspensión de clases debido al incumplimiento del reglamento interno, deberá rendir la(as) evaluación(es) al momento de reintegrarse a clases y con una ponderación del 70%

 

- Las ausencias por enfermedad que se extiendan por diez o más días de clases, tendrán un calendario especial de pruebas diseñado por el docente técnico pedagógico Evaluador, evaluaciones que tendrán una ponderación del 50% de la escala de notas que se está aplicando.  Si el alumno no diere cumplimiento a este calendario, su evaluación tendrá una ponderación del 70% de la escala de notas que se está aplicando, salvo si el apoderado personalmente acreditara una causa de fuerza mayor.

 

 

 C.- CALIDAD Y PERTINENCIA

 

Artículo 19º.- Al diseñar Unidades de Aprendizaje, o en el caso de la educación técnico profesional actividades de aprendizaje y evaluación, una forma útil es planificar de forma “invertida”, cuyo diseño implica: 1º) comenzar teniendo claridad del objetivo de aprendizaje; 2º) definir qué evidencia/s necesitaremos para conocer el nivel de logro  y, por lo tanto, cómo se evaluará este objetivo;  y 3º) definir el plan o la secuencia de experiencias de aprendizaje que permitirá que los estudiantes puedan alcanzarlo. 

 

Artículo  20º.- Entenderemos  por  evaluación  “el  proceso  que  permite  al  docente  formarse  opiniones fundamentadas acerca de los aprendizajes de sus alumnos, que implica recabar información con el propósito de conocer sus avances y dificultades, en qué medida se han logrado los objetivos previamente establecidos, a la vez que analizar dicha información para tomar medidas pedagógicas que favorezcan sus aprendizajes, o sea, obtener  evidencias  sobre  el  aprendizaje  e  interpretarlas  para  tomar  decisiones  que  permitan  fortalecer  los procesos de enseñanza. La evaluación no debe verse reducida a una simple valoración de calificación o nota,

sino a un eficaz instrumento para colaborar al aprendizaje y potenciar el ejercicio docente; en otras palabras, más que evaluar los aprendizajes, lo que se pretende finalmente es evaluar para que se produzcan los aprendizajes esperados”.

 

Artículo 21º.- La evaluación cumple principalmente un propósito formativo “en la medida en que se utiliza para monitorear y acompañar el aprendizaje de los estudiantes, es decir, cuando la evidencia de sus desempeños se obtiene, interpreta y usa por docentes y estudiantes para tomar decisiones acerca de los siguientes pasos en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Su finalidad es entregar información relevante al profesor para la retroalimentación necesaria que le permita adoptar decisiones pedagógicas pertinentes, y a los alumnos para orientar sus esfuerzos de aprendizaje haciéndolos tomar conciencia de sus logros y necesidades. Las evaluaciones de este tipo por lo general no se califican, para evitar que la atención se centre más en la calificación que en el aprendizaje y en cómo seguir avanzando”.

 

Artículo 22º.- La evaluación cumple principalmente un propósito sumativo “cuando se utiliza para certificar los aprendizajes logrados, lo que generalmente se comunica mediante una calificación, permitiendo así una visión global de lo alcanzado a través de todo el proceso educativo, posibilitando verificar los logros como producto y contribuyendo al proceso de certificación. La forma en que se diseñe, así como la manera en que se registre y comunique  la  información  que  se  obtenga  de  ella,  también  puede  usarse  formativamente,  tanto  para  aclarar objetivos de aprendizaje como para retroalimentar la enseñanza y el aprendizaje, como cuando –por ejemplo- a raíz de una prueba calificada el docente decide hacer ajustes en la planificación, por cuanto los alumnos no aprendieron algunos conceptos que requieren ser nuevamente abordados antes de seguir adelante con otros”.

 

Artículo 23º.- El proceso de retroalimentación debe comenzar con la revisión pública de la evaluación rendida y sus resultados como curso, de los compromisos que cada alumno debe adquirir para superar los propios, de la toma de decisiones en cuanto a que profesor y curso determinen seguir avanzando o planificar un nuevo tiempo para consolidar aquellos objetivos no alcanzados, de desarrollar nuevas y diferentes actividades pedagógicas que ayuden a conseguir esos logros. En suma, el propósito de la retroalimentación es ayudar a los alumnos a avanzar y se le debe entender como una forma de enseñanza. 

 

Artículo 24º.- El uso pedagógico de la evaluación requiere el trabajo en equipo entre docentes, fortaleciendo una cultura colaborativa en las que todos sean responsables por su contribución al resultado colectivo referido al aprendizaje de los alumnos, a través de la adecuada implementación de los espacios semanales de los Consejos de Profesores y de las reuniones de los Grupos Profesionales de Trabajo. En ellos se propiciará la inclusión conjunta de las evaluaciones diagnóstica, formativa y sumativa en las planificaciones de enseñanza, como asimismo que éstas evidencien variadas estrategias evaluativas.

 

 D.- INFORMACIÓN A LOS APODERADOS

 

Artículo 25º.- Si queremos que la evaluación sea un proceso efectivo, debemos ser capaces de involucrar en ella tanto a los profesores del curso como a los padres y apoderados, éstos en cuanto primeros y principales responsables de la educación de sus hijos.

 

Artículo 26º.- Las reuniones de apoderados son un espacio muy relevante de trabajo y comunicación con padres, madres y apoderados –y también entre ellos-, que al igual que con el trabajo de los equipos docentes deben centrarse en aspectos pedagógicos más que en administrativos, para así convertirlos en colaboradores en el proceso educativo.

 

Artículo 27º.- A los apoderados, madres y padres no sólo se les debe invitar a los actos, exposiciones, muestras, talleres u otras manifestaciones académicas, de por sí importantes, sino que también se les debe informar en las reuniones  el  cómo  se  está  evaluando el trabajo  de  sus  hijos,  la  importancia  de  su  asistencia a  clases,  de las diferencias entre las evaluaciones formativas y sumativas, de los logros y déficits en sus aprendizajes y, sobre todo, de la incorporación en este nuevo decreto de la posibilidad de que el alumno alcance la situación de riesgo de repitencia.

 

Artículo 28º.- Tres veces en cada semestre a los apoderados se les hará entrega, en reuniones citadas para el efecto, de informes escritos de notas referidos a los aprendizajes alcanzados por sus pupilos, en relación con los Objetivos de Aprendizaje definidos para cada asignatura o módulo de sus correspondientes planes y programas de estudios. El apoderado que por razones de fuerza mayor no pudo asistir a alguna, deberá retirar dicho informe a la mayor brevedad en las oficinas de la Unidad Técnico Pedagógica. 

                     De igual modo, dos veces en el año lectivo, les será entregado un Informe de Personalidad, en cuanto a los logros alcanzados por los alumnos en relación con los Objetivos de Aprendizaje Transversales – Indicadores de Desarrollo Personal y Social-, información que no tendrá carácter numérico.

                      Mientras dure el brote de COVID-19, estas reuniones de apoderados se desarrollarán a través de una comunicación online.

 

 E.- DE LA PROMOCIÓN

 

Artículo 29º.- No incidirán en el promedio final anual, tampoco en la promoción escolar de nuestros alumnos, la calificación obtenida en la asignatura de Religión ni la evaluación de los Objetivos de Aprendizaje Transversales ni la de la asignatura de Orientación ni la de la actividad de Consejo de Curso.

 

Artículo 30º.- Para la promoción se considerarán como requisitos, conjuntamente, el logro de los objetivos de aprendizaje de las asignaturas y/o módulos del respectivo plan de estudios del curso, y el porcentaje anual de asistencia a clases.

 

- En cuanto a los logros de aprendizajes:

 

a) Los alumnos que aprueben todas las asignaturas y módulos de sus respectivos planes de estudios.

 

b) Los alumnos que reprueben una asignatura o un módulo, siempre que su promedio general de calificaciones anuales sea igual o superior a la nota 4.5, incluida en él la calificación de la asignatura o módulo no aprobado.

 

c) Los alumnos que reprueben dos asignaturas o dos módulos, o bien una asignatura y un módulo, siempre que su promedio general de calificaciones anuales sea igual o superior a la nota 5.0, incluidas en él las calificaciones de las asignaturas y/o módulos reprobados.

 

 - En cuanto a la asistencia a clases:

 

 a) Los que asistan, a lo menos, al 85% de las clases establecidas en el calendario escolar anual. Se considerará como asistencia regular su participación en eventos previamente autorizados por el establecimiento, sean nacionales o internacionales, en el área del deporte, la cultura, la literatura, las ciencias y las artes; asimismo, en actividades de aprendizaje realizadas en las empresas u otros espacios formativos para quienes cursen la formación diferenciada técnico profesional.

 

b) No obstante, este porcentaje podrá ser inferior en casos tales como ingreso tardío a clases, ausencias prolongadas por enfermedad, finalización anticipada del año escolar, situaciones de embarazo, servicio militar, actividades extraescolares u otros como la situación epimediológica que estamos viviendo, decisión que tomará el Rector en conjunto con la Jefa de la Unidad Técnico Pedagógica, consultado el Consejo de Profesores.

 

 F.- ESTUDIANTES QUE NO CUMPLEN CON LOS REQUISITOS DE PROMOCIÓN

 

Artículo 31º.- Todos los alumnos, de 1º a 4º año, que no cumplan con los requisitos de promoción, tendrán derecho a rendir prueba especial en las asignaturas y módulos no aprobados, siempre que cumplan con los siguientes requisitos:

 

   ● Que estas asignaturas o módulos reprobados tengan como nota final mínima un 3.0

 

  ● Que la asistencia a clases sea mínimo de un 85%

 

 Si la aprueba, su calificación anual en esa asignatura o módulo será la nota 4.0; si la reprueba, mantendrá su nota anual. 

 

Artículo 32º.- Finalizada esta etapa de pruebas especiales se originará una nómina denominada Alumnos en Situación de Riesgo de Repitencia, situación académica que deberá analizarse y resolverse en base a las siguientes consideraciones:

 

a) Estos alumnos no repetirán curso automáticamente, por cuanto la repitencia tendrá que ser atendida como una medida excepcional.

 

b) Por ello, el Rector con su equipo Técnico Pedagógico analizarán, caso a caso, la situación de estos alumnos, para que de manera fundada tomen la decisión de promoción o de repitencia.

 

c) Este análisis deliberativo se sustentará en un informe elaborado por la Jefa de la Unidad Técnico Pedagógica, en conjunto con el profesor jefe de curso y otros profesores que hayan participado del proceso de aprendizaje del alumno, informe que estará basado en el portafolio del alumno, instrumento que permitirá reunir y presentar evidencias en cuanto a:

 

 

- Porcentaje de inasistencias a clases, especialmente a la asignatura o módulo reprobado.

 

 - Su informe de personalidad, sobre todo en los indicadores de autoestima académica, motivación escolar, clima de convivencia.

 

- Su vulnerabilidad familiar y socioemocional, y el peligro de deserción escolar, de acuerdo al informe del profesor jefe y orientadora, incluyendo entrevistas con padres o apoderados. 

 

d) Ya sea que se decida su promoción o su repitencia, el Liceo se obliga a tomar medidas de acompañamiento y apoyo pertinente que le permitan al alumno continuar, el año siguiente, en las mejores condiciones posibles para que siga progresando en sus aprendizajes. Estas medidas de acompañamiento pueden ser académicas o psicosociales, una o ambas, como por ejemplo tutorías, talleres de grupos similares, actividades distintas a las del año anterior, tareas desafiantes, atención individual. Su seguimiento y resguardo estarán a cargo de un profesional designado por la Jefa de la Unidad Técnico Pedagógico.

 

e) La decisión final de promoción o repitencia deberá ser comunicada a los padres o apoderados y al alumno, antes del término del año escolar.

 

f)  Es imprescindible detectar tempranamente las dificultades que están teniendo los alumnos con sus aprendizajes esperados, evitando así que lleguen a fin de año sin haberlos logrado, transformándose como consecuencia en una situación de riesgo de repitencia. Por ello, a la Unidad Técnico Pedagógica le corresponderá ejecutar acciones pedagógicas a lo largo del año lectivo, que permitan abordar oportunamente esos déficits en sus aprendizajes.

 

  G.- DISPOSICIONES FINALES

 

Artículo 33º.- Al término de cada año escolar el Liceo entregará, a todos sus alumnos, un certificado anual de estudios que indique las asignaturas y módulos de sus respectivos planes y programas de estudio, las calificaciones obtenidas, y la situación final que corresponda. No obstante, la licencia de educación media será otorgada por el Ministerio de Educación.

 

Artículo 34º.- El proceso de elaboración de nuestro reglamento de evaluación, al igual que sus modificaciones, deberá considerar mecanismos que aseguren la participación tanto del Consejo de Profesores como del Consejo Escolar del establecimiento.

 

 

 

 

 

&&&&&&&&&&&&&&&&